El momento de la cosecha de la planta de marihuana aumentan los robos. Seguramente tu mayor preocupación sea la de evitarlos. Los vándalos están al acecho sobre todo en esta temporada, por lo que tienes que extremar las preocupaciones. Pero, ¿qué debes hacer en estos casos? Te vamos a dar unos cuantos consejos.

robo cannabis

Lo primero de todo es ponerse en situación. Imagínate que ya te han robado, y lo que se te ocurre es denunciar el hurto. Ahí está el primer error. Antes de nada, tienes que pensar si tu cultivo está en regla y, aún así, puede que las autoridades no te pongan fácil que la denuncia prospere. Los cultivadores de marihuana tienen esa lacra desde tiempo inmemorial, aunque la sociedad cada vez vea con mejores ojos el consumo de marihuana.

Los robos de marihuana se dan sobre todo en los meses de verano y principios de otoño. Es decir, entre junio y noviembre. La mayoría de las plantaciones obtienen sus frutos en estas fechas, y los rateros pretenden obtenerlas. El mejor consejo, de entrada, es no decir a nadie que cultivas marihuana. Muchas veces son los propios conocidos los que se aprovechan de que tienes marihuana y la roban sin que te enteres.

Cómo prevenir los robos de marihuana

Si tienes la plantación de marihuana en el balcón puede que aún así te la roben. Los ladrones de cannabis suelen ser jóvenes de no más de 25 años, por lo que su vitalidad les hace posible acceder a estos lugares con mayor o menor facilidad. Otro método pede ser el de poner vallas altas, pero los ladrones se las saltarían de la misma manera.

Uno de los consejos más útiles es que, si tienes un perro – mejor si es grande – que lo pongas a cuidar de las plantas. Sobre todo por la noche, cuando se producen la mayoría de los hurtos. De esta forma, el perro te va a avisar de la presencia de extraños y podrás cazarles en el acto. Además, muchos ladrones no se atreverán a entrar a robar por la mera presencia del canino.

Si optas por la opción de colocar vallas, te aconsejamos que las acompañes con un alambre de cascabeles. Es una forma muy sencilla de que, si saltan las vallas, te enteres de que intentan robarte. Los cascabeles sonarán y te alertarán del intento de hurto.

Una recomendación que puede ser factible es la de poner música o voces de gente para cuando estés fuera de casa. De esta manera, los ladrones van a creer que hay gente en tu hogar y no se atreverán al intento de robo. No obstante, esto te puede funcionar durante un tiempo, pero no por siempre. Los ladrones se pueden aprender ese método y ver que en realidad no hay nadie.

Otra opción es la de colocar un sensor que se active cuando alguien acceda a la plantación. De este modo, si los ladrones quieren robarte los frutos de la planta del cannabis, primero tendrán que vérselas contigo. El sensor sonará con una alarma o una música y, aunque no estés en casa, tus vecinos sabrán que te intentan robar.

Por último, las cámaras de seguridad no son demasiado aconsejables para vigilar las plantas. Con ellas solo vas a lograr identificar, si no se cubre el rostro, al ladrón. Y se le podrá detener si vives en una pequeña localidad donde se conozca todo el mundo. De otra manera no darás con el infractor y te quedarás, de igual manera, sin tu cosecha de marihuana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario